miércoles, 28 de julio de 2010

La Sociedad de los mirones

Es muy poco probable demostrar que lo que más podría ayudarme a NO DESESPERAR, sería irme de viaje a donde pudiera tomar fotografías de gente con fabulosos escenarios, con un clima decente, que pudiera restaurar MI ÁNIMO POR MIRAR... Y pensar, que deseaba tanto éste clima, ésta lluvia, no, a la lluvia no. Deseaba el frío, que ahora me retuerce ante cualquier esfuerzo por hacer algo DIFERENTE, mas que ESPERAR.
YO que día a día ando buscando entre gente que lucen en las calles como figurines, RETRATOS DE IDEALES PERSONAJES.
Podría ser realmente ésta la afirmación para justificar el NO HACER. Entre LA SOCIEDAD DE LOS MIRONES de la que ahora hago parte, como quien resulta tomando parte en agrupaciones por títulos implícitos de CONVICCIONES IRREALES, para las que nadie ha sido hecho. Y es que si fuera por esto que pienso en los momentos claros del día, no le corresponde a MI INERTE HACER.

2 comentarios:

  1. Mirar hace parte de un entretenimiento sin maldad y además enriquecedor....la cosa es preocupante cuando hay tanta miradera en el baño público!...bueno, no creo que sea preocupante, es delicioso!

    ResponderEliminar
  2. Lo acepto… ¡Soy una mirona!
    Es una de las cosas que más disfruto hacer; observar todo lo que se atraviesa en mi camino, aunque... para ser sincera, mis órganos visuales siempre intentan ver todo con un tono especial. ;)

    ResponderEliminar