sábado, 27 de noviembre de 2010

DEL MARIHUANERO EN TIEMPOS DE LEGALIDAD

Pipo (Para proteger su identidad, aunque le iría mejor con su verdadero nombre, pero le nombro así por sus nexos con la pipa)
Pipo es mi amigo y es marihuanero. Mientras va armando un porro, me dice; “esto es natural porque es de una mata, no hace daño, es como cuando mi mamá está estresada y se toma una aromática. Se toma una, se calma y después quiere otra”
Pipo por lo general llama a su dealer que le trae, treinta mil pesos de la yerba,
(cabe decir que en este país llegan más rápido los pedidos al dealer que una pizza)y llama pidiendo “una recarga”

Simple curiosidad me causa cuando 'entre humos' de algún amigo marihuanero que precede siempre diciendo “me voy a echar un PLOM” (que en todos los casos,resulta siendo más de uno) insulta a otro consumidor refiriéndose a este como
un marihuanero.

Aunque estas digresiones no son por aquellos que lo hacen: una vez al año,
en alguna ocasión, ni de los que usualmente se la pasan ‘planeando’No, yo hablo de los que se fuman un porro como quien se toma un tinto. A aquellos con los que inician, continúan y finalizan la jornada yéndose a la cama oliendo a bareta.

Esto es una vaga conclusión de una vaga investigación espontánea de observaciones a
los humos verdes. Pipo me dice: “no es que ese es un chirri, tiene pura pinta de marihuanero”;es la yerba que se fuma que distorsiona su imagen o realmente
los marihuaneros se odian entre sí.

1 comentario:

  1. Es la yerba que se fuma que probablemente no distorsiona su imagen porque probablemente el chirri SI tiene pinta de marihuanero pero que a su ves produce un efecto adverso agresivo.

    ResponderEliminar